2007-12-25

Inteligencia Comunicacional versus Improvisación

Inteligencia Comunicacional versus Improvisación

Aquí describimos el proceso y las cuatro claves del mensaje o de la serie de mensajes que redundarán en una concurrencia exitosa al evento convocado por la organización: La Atención, el Interés, el Deseo y la Acción.

Por Manuel Gross Osses


Con demasiada frecuencia nos enteramos por la prensa o por la radio que alguna actividad o evento público convocado por alguna organización resultó fracasado, ya sea porque se suspendió a última hora, porque la cantidad de asistentes fue escasa, porque el local resultó inapropiado, o simplemente porque los espectadores se quejaron por la mala calidad de la organización.

Todas estas demostraciones de improvisación y falta de respeto hacia los supuestos destinatarios de la actividad ocurren en todos los niveles, desde el más modesto club de barrio hasta la más empingorotada institución pública.

La causa basal es la típica indefinición de los organizadores acerca de la meta u objetivo concreto que debe alcanzarse, unida a la incomprensión de la necesidad social que debe satisfacerse. Una segunda causa, a veces más impactante, es el pésimo manejo de los medios de comunicación, los que si no son olvidados son requeridos en el último minuto.

Lo que subyace es una mentalidad pueblerina que cree que basta una comunicación interna para que todo el pueblo quede enterado, ignorando o despreciando el hecho de que es necesaria una campaña de difusión pública, iniciada con una razonable anticipación, para que la importancia del evento quede fijada en la memoria colectiva de los interesados. Ya lo dijo Marshall McLuhan hace más de tres décadas: “Lo que no está en los medios no existe”.

¿Existe una mejor forma de comunicar?

Por supuesto. Basta con entender porqué las personas concurren a un evento: La acción de asistir se ejecutará solamente si existe previamente un deseo de participar. Y el deseo nace porque la actividad ha despertado una suficiente cantidad de interés. Naturalmente que para despertar el interés primero se debió llamar la atención del destinatario del evento.

Aquí resumidas están las cuatro claves del mensaje o de la serie de mensajes que redundarán en una convocatoria exitosa: La Atención, el Interés, el Deseo y la Acción, claves que describimos brevemente a continuación:

1. Dado el cúmulo de estímulos que cada persona recibe constantemente, debe enfatizarse que el llamado de Atención tenga la suficiente fuerza para que permanezca en la memoria de la gente.

2. Captada ya la Atención, un aporte de más información debería provocar el Interés por conocer más datos acerca del evento.

3. Si los datos son coincidentes con las expectativas de la persona o de la comunidad provocarán el Deseo de participar.

4. El deseo se transformará en la Acción final de concurrir solamente si se han dado todas las facilidades necesarias y si los organizadores han generado la confianza en que el evento será exitoso.

Finalmente, debemos considerar que con la masificación de los servicios de Internet, cualquiera persona de la organización, no necesariamente un dirigente, puede crear sin costos adicionales un blog, un grupo y hasta un modesto fotolog donde pueda publicar las sucesivas informaciones relacionadas con un evento planificado, de tal forma que se produzca en los lectores el efecto Atención-Interés-Deseo-Acción.

Usando los métodos tradicionales de la prensa escrita, la forma correcta de enviar comunicados de prensa se describe en este sitio.


Foto 1: http://www.calvida.com/inteligencia.jpg
Foto 2: http://admin.dl.gov.cn/upload/images/2004-02-19/02-1913_39_21851.jpg

-----------------------------------
AddThis Social Bookmark Button
Imaginactivo es:
Top Blogs Chile
Atina Chile - Villarrica Cultural

2007-10-23

Los grupos intolerantes


Los grupos intolerantes




Donde
más abunda esto es en los clubes deportivos, en las instituciones
religiosas y en los partidos políticos, donde la presión de un
fanatismo, de un dogma o una ideología fuertemente enraizada entre sus
miembros les permite la pretensión de tener la razón absoluta sobre los
argumentos de los otros.




Por Manuel Gross Osses 



Frecuentemente
se habla de la intolerancia de ciertas personas hacia otras que
profesan ideas o poseen atributos distintos. También hay intolerancia
de ciertos grupos u organizaciones hacia las personas que no pertenecen
al grupo o a la institución. Donde más abunda esto es en los clubes
deportivos, en las instituciones religiosas y en los partidos
políticos, donde la presión de un fanatismo, de un dogma o una
ideología fuertemente enraizada entre sus miembros les permite la
pretensión de tener la razón absoluta sobre los argumentos de los otros. Estas tolerancias “externas” son en general relativamente inofensivas, salvo por consideraciones de ética o de moral.  




Pero existe otro tipo de intolerancia más dañina, de carácter “interno” en las organizaciones
de todo tipo, que es el rechazo a las ideas o posiciones discrepantes
de algunos de sus miembros, en especial el rechazo a las advertencias
sobre los errores que podría cometer el grupo debido a la
implementación de decisiones no suficientemente evaluadas.



En términos académicos este fenómeno es llamado “group thinking
o “pensamiento grupal”. Esto sucede fácilmente cuando el grupo está
fuertemente presionado por algunos acontecimientos que impulsan a una
rápida toma de decisiones y/o a una acción inmediata, especialmente si
el liderazgo es fuerte y los miembros del grupo está sólidamente
comprometidos con su organización que creen amenazada por fuerzas
detractoras. 





Por ejemplo,
el fracaso del Plan Transantiago es un caso muy repetido de error
debido al pensamiento grupal, donde un proyecto de profundo cambio en
el comportamiento social de los santiaguinos estaba empujado con tal
fuerza por las autoridades políticas del país, que a pesar de las
múltiples advertencias de especialistas externos, ninguno de los
integrantes del grupo que preparaba el plan se atrevió a exponer sus
observaciones, plegándose ciegamente a las instrucciones oficiales de
poner el sistema en marcha aunque todavía no estuvieran listos ni los
programas computacionales ni la infraestructura necesaria. 





Lo
importante es conocer los antídotos contra este dañino “pensamiento
grupal”. Lo más básico es aplicar permanentemente los procedimientos de
evaluación de proyectos, aunque sea en forma muy simplificada, para
obtener una visión objetiva de los beneficios y los costos de una
cierta decisión. Segundo, evitar que el líder influya excesivamente con su poder en las opiniones del resto del grupo. Por último, aceptar sanamente las críticas formales de un “abogado del diablo”.




 




Publicado en el diario El Correo del Lago, de Villarrica, el sábado 6 de octubre de 2007.





Foto:  http://www.juntadeandalucia.es/averroes/sanwalabonso/wqyct/ct_racismo/imagenes/conclu.jpg



---------------------------------------------------------------------------------------------------

Blogs de Manuel Gross en
Atina Chile y en Villarrica Cultural







 


 

2007-06-17

Un Teatro Municipal para Villarrica

Un Teatro Municipal para Villarrica

Una inversión muy rentable en el mediano y largo plazo, sería la construcción de un Teatro Municipal, obra trascendental que mejoraría cualitativamente la condición de destino turístico de Villarrica.

Por Manuel Gross Osses

Continúa la inédita situación consistente en que el Gobierno está “obligado” a destinar nuevos fondos a las regiones para equiparar los mayores gastos extraordinarios que está generando el Plan Transantiago. El respectivo proyecto de ley ya estaría aprobado en el Parlamento y sólo faltaría la promulgación por el Ejecutivo.

El viernes pasado se reunieron en La Moneda todos los Intendentes Regionales para fijar algunas pautas comunes para la utilización eficientes de los recursos adicionales que recibirán, porque es sabido que el sistema de transporte público de Santiago seguirá necesitando de aportes fiscales y, consiguientemente, también los seguirán recibiendo las regiones y sus respectivas comunas.
Hoy Villarrica es un importante centro geográfico que concentra los principales servicios gubernamentales, de comunicación, culturales, deportivos, comerciales y financieros de toda la Araucanía Lacustre. En pocas palabras, un real Centro de Servicios.

Si además se concretara una necesaria creación o fortalecimiento de Corporaciones Público-Privadas de Desarrollo, junto con una exitosa culminación del Plan de Desarrollo Social que está impulsando la Alcaldesa Ingrid Prambs con el apoyo de la Universidad de Trento, esta condición de centro de servicios sería su verdadera identidad, que alcanzaría su mejor expresión si llegara a ser la capital provincial cuando se concrete el proyecto de Provincia de Villarrica.

Esta condición de ciudad emergente es lo que justificaría que los nuevos recursos estatales sean invertidos en grandes obras de infraestructura que marquen un hito en la historia comunal, como por ejemplo, las propuestas por los Concejales Juan Bustamante y Eleodoro Yáñez, acerca de construir un Terminal Rodoviario y un nuevo Cementerio Municipal, respectivamente.

Sin embargo, las últimas cifras estadísticas publicadas por el Instituto Nacional de Estadísticas sobre los medios de transporte utilizados y sobre las motivaciones de los turistas para preferir a Villarrica (que podremos analizar en una próxima columna) indicarían que una inversión más rentable en el mediano y largo plazo, sería la construcción de un Teatro Municipal.

Esta sería una obra trascendental que mejoraría cualitativamente la condición de destino turístico de Villarrica y que satisfaría a la mayoría de los visitantes, que declaran que en sus vacaciones buscan descanso y diversión, además de posibilitar la ruptura de la estacionalidad mediante la realización de atrayentes actividades artísticas y culturales durante todo el año.


Publicado en el diario El Correo del Lago, de Villarrica, el sábado 16 de junio de 2007

--------------------------------
Mi blog
Imaginactivo


----

2007-01-28

La tradición de maltrato animal

Considerando que todavía en Chile tenemos "tradiciones" e incluso mal llamados “deportes” que perpetran cobardes maltratos y torturas a animales indefensos, los ciudadanos más responsables deberían tener en cuenta la Declaración Universal de los Derechos de los Animales.

Por Manuel Gross Osses

El penoso espectáculo de desnutrición y enfermedades que muestran los perros abandonados deambulando por las calles de Villarrica es muy deprimente para cualquier ciudadano con el corazón bien puesto y, lo que es peor, constituye una pésima “enseñanza” para los niños, que no pueden entender esta doble moral colectiva que en la escuela les predica el amor por los animales pero en que en sus barrios, y muchas veces en sus propios hogares, practica a diario el maltrato físico y psicológico que los "adultos" infieren a los animales domésticos.

La noble misión en que están empeñados la institución dirigida por la Sra. Sonia Schmidt y el Grupo de Amigos de los Animales sólo tendrá un éxito relativo y que nunca estará concluida mientras haya tantos individuos carentes de sensibilidad hacia la vida de los animales (lo que implica muchas veces también un desprecio hacia la vida de otros seres humanos, como se ha determinado en estudios científicos).

La gran cantidad de perros abandonados a su suerte se corresponde con igual o mayor cantidad de sujetos insensibles incapaces de entender que un mínimo de responsabilidad por un animal doméstico es satisfacer sus necesidades de agua y comida además de atender a su higiene y salud.

Tal como la Humanidad ha convenido acerca de los derechos humanos y en los derechos de los niños, también se ha promulgado una Declaración Universal de los Derechos de los Animales aprobada por la UNESCO y las Naciones Unidas en octubre de 1978, cuyos principales acápites son los siguientes:

- Todos los Animales nacen iguales ante la vida y tienen los mismos derechos a la existencia.
- El hombre, en tanto que especie animal, no puede atribuirse el derecho a exterminar a los otros animales o de explotarlos violando ese derecho.
- Ningún Animal será sometido a malos tratos ni a actos crueles.
- Todo Animal de trabajo tiene derecho a una limitación razonable del tiempo e intensidad de trabajo, a una alimentación reparadora y al reposo.

Además, considerando que todavía en Chile tenemos “tradiciones” e incluso mal llamados “deportes” que perpetran cobardes maltratos y torturas a animales indefensos, los ciudadanos más responsables deberían tener en cuenta lo siguiente:

- Ningún Animal debe ser explotado para esparcimiento del hombre.
- Las exhibiciones de animales y los espectáculos que se sirven de Animales son incompatibles con la dignidad del Animal.
- Los organismos de protección y salvaguarda de los Animales deben ser representados a nivel gubernamental.
- Los derechos del animal deben ser defendidos por la ley, como lo son los derechos del hombre.

(Publicado en el diario el Correo del Lago, de Villarrica, el sábado 27 de enero de 2007)